¿Las feministas?

Trabajando, voy corriendo. Atiendo rapidito, a ratos hay mucha gente y poco tiempo. A última hora una mujer, unos cincuenta años, no llegará, cuarenta y tantos, qué tal estás, bien, qué tal el día, agotada ya, sin parar, qué ganas de llegar a casa, sí, ¿verdad?, y mira que cuando llegue tengo una lavadora por colgar y no sé cuántas cosas más, que si cena, que si plancha, que cuando decides acostarte es porque decides acostarte, que la casa nunca se acaba, ¿verdad?, pues sí, ya te digo, si es que, entre trabajar dentro y trabajar fuera, nos han engañado –y hasta ahí sin escuchar el final de la frase pensaba que podía estar de acuerdo– las feministas.

¿Perdona? Voy tan corriendo, tengo que atender al siguiente, y al siguiente, y al siguiente, y estoy tan atónita, que ya me he puesto a hacer otra tarea y se me pasan los breves primeros segundos de oro para responderte. ¿Las feministas?

Yo quiero trabajar, lo que pasa es que quiero amar mi trabajo y no alimentar a un sistema de productividad y estadísticas a veces deshumanizado. Yo quiero cotizar pero además de mi jornada completa necesito horas al día para cuidarme, alimentarme, para mantener mi vida en orden, lo básico. Y para lo otro básico, el arte que me alimenta el alma, porque la mayoría de las veces el agotamiento me fulmina por las noches en horizontal sin que llegue a coger ni boli ni cuaderno y sin abrazarme locamente a la guitarra. Además, antes o después de atender a personas en mi trabajo, también necesito tiempo para atender a los míos, a los pequeños, a los mayores, a los que caminan de mi mano, para amarles sin prisa y con paciencia. Necesito la solución a esa ecuación mágica: el tiempo necesario, el dinero justo y digno. Cada uno tendrá sus expectativas pero, lo prometo, en cuanto a las mías en materia económica, no hablaría de barbaridades.

¿Las feministas?

Perdona, mujer. No nos ha engañado nadie nuevo, ni nos han engañado ayer. Nos sigue engañando el capitalismo, que es patriarcal, y nos sigue engañando el patriarcado, que es absolutista. Nos siguen engañando tan bien, que te crees que han sido las feministas.

 

#yonecesitoinmediatamenteunarevoluciónsalvaje

 

Salvaje (directo Teatro Barakaldo).

Foto: Juan León

© Iratxe Mugire

Yo te creo, hermana, #yotecreo

Yo te creo, hermana. ¿Cómo no creerte? Todas conocemos al patriarcado. Todas hemos sido en algún momento de nuestra vida de alguna forma violadas, humilladas, desestimadas. Y esto no deja de ser el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición aparentando ser Justicia del siglo XXI.

Patriarcado, no te sirven los disfraces, te conocemos de hace tiempo. Tú nos quemaste por brujas, por llevar al diablo dentro y al pecado en nuestra carne. Nos sigues juzgando y exponiendo al juicio público por lo mismo, cuatro siglos después. Patriarcado, tienes miedo de bajarte del poder, de renunciar a tu privilegio de disponer de un sistema judicial hecho a la medida de tus pulsiones insanas, tienes miedo de ser desmontado, se te llena la boca con leyes y ministerios de igualdad que no estás dispuesto a permitir, tienes miedo de no tener a quien someter, de trabajar con una hermana codo con codo, de respetar a tu madre, de cuidar a tus hijas e hijos.

Hombres depredadores, no os merecéis el nombre de manada. No existe sobre la faz de la tierra animal tan cruel como el humano.

Tú, opinante machista, mortal indeciso, juez, abogado, periodista. Si no sabes distinguir una violación, no sabes distinguir el amor.

Yo te creo, hermana. Porque yo soy tú, porque todas nosotras somos tú, porque nuestros hermanos, los hombres que sí aman, los hombres a los que también les dueles, también son nosotras y tú.

Nosotras sí somos manada. Y el elemento cohesivo es amor. Y el elemento transformador es amor. Nosotras sí somos manada, hermana, y estamos con los colmillos fuera.

Ésta es mi Salvaje, ésta es mi manada.

Foto: Juan León

© Iratxe Mugire

#yotecreo
#yositecreo
#yositecreohermana
#nosotrassisomosmanada
#lamanadasomosnosotras
#todassomosuna

Barkatu, Ama Lur · Lo siento, Madre Tierra

BARKATU, AMA LUR    LO SIENTO, MADRE TIERRA

Y que aún no hayamos entendido, que Tú, Nosotras, Nosotros, cada pequeña vida, somos la misma cosa. Me duele tu corteza mi piel, tus pulmones mis árboles, cada parte de mí encarcelada, reprimida, calcinada, me duelen mis vísceras tus entrañas, mi magma tu alma, me dueles, me duele mi Ser Humano, me duelen los Monstruos que de alguna manera son mi espejo, los Semidioses que juegan a matar en tantas formas y variantes, porque estamos hechos de la misma materia. Me duele la rabia del mundo humano, rabia que no tienen ni los árboles, ni cada pequeña vida que te puebla, Madre Tierra. Este montón de llanto atragantado en mi tráquea. Este buscar dónde dar las gracias hasta en el infierno, dónde sentir amor, para seguir viviendo y confiando en los grandes corazones entre los humanos. En que podemos sembrar nuevas formas de vida. En que por favor podamos. En que nos duela tu corteza, nuestra piel, tus pulmones, nuestros árboles, cada parte nuestra encarcelada, reprimida, calcinada, nuestras vísceras tus entrañas, nuestro magma tu alma, en que nos duela, nos duela profundamente el Ser Humano y nuestros Monstruos, este montón de llanto atragantado, y deseemos decidamos vivir como tú nos muestras. 

Foto: Juan León

© Iratxe Mugire

Hotz · directo en el Teatro Barakaldo

Maiatzaren 14a egun berezia zen energetikoki, aurretik. Egun hori eskeini zigun Barakaldo Antzokiak, egun hori aukeratu genuen kontzertu berezi bat gauzatzeko.

Toqué las tablas y fui yo, otra vez, con quince años, subiéndome por primera vez a ellas, a ésas mismas, cantando templada, firme, con mi guitarra, y minutos después, después de acabar y desaparecer por la esquinita del telón, temblando durante mucho rato sin control. Este 14 de mayo les supliqué memoria, les supliqué calma por osmosis, me ayudaron, y aun así en algunas canciones tuve temple y en otras temblé como si fuera la primera vez que se apagaba la luz para que mi música sonara en el Teatro Barakaldo. No era la primera. Era sólo la segunda. Y me faltaba costumbre. Y se me derramaba la emoción. Y agradezco al universo que la emoción tenga materia y se palpe, que la palparais, que palpara yo la vuestra, que sostuviéramos esa emoción conjunta, creándola segundo a segundo, entre tablas y butacas, entre ojos, corazones, piel latiendo, y gracias, y gracias, y gracias por estar ahí, familia y desconocidos con el empeño de escuchar que hizo que os conociera, que nos conociéramos, gracias por este calor con chispas que me mantiene en el camino. 

Hotz, directo en el Teatro Barakaldo, 14 de mayo de 2017.

Vídeo: Al Borde films

© Iratxe Mugire

No caeré en la tentación de odiarte

Caeré en la tristeza, caeré en la rabia, caeré en la indignación de ver violencia, y violencia justificada. Caeré en el llanto porque el mundo siga siendo este lugar donde destruir lo sagrado de la vida. Pero, a ti que hoy me miras distinto, a ti que eres tan pueblo como yo, tan marea como yo de la vida y de la muerte, por más que justifiques la violencia institucional, la represión de una dictadura disfrazada de lo que se quiera disfrazar tan bien o tan mal como el lobo de Caperucita tumbado en la cama, a ti, no caeré en la tentación de odiarte. Se te olvida que hace dos días nuestra sangre fue sangre de Guerra Civil, que me delataste, que nos delatamos, que nos hemos torturado, que me violaron y me mataron delante de mis hijos, que ni tú ni yo ganamos, que los dos salimos perdiendo, y que parte de nosotros no aprendió nada de esto. Se te olvida que la guerra no acabó en el 39, se te olvida que hemos seguido haciéndonos daño, que en realidad esa guerra nunca acabó. Pero se te olvida, también se te olvida que parte de nosotros sí aprendió algo de aquello, o es que antes de aquello ya lo sabía. Se te olvida que, igual que se delataron y traicionaron hermanos a hermanos, familias de diferentes bandos se dieron cobijo y actuaron en plena guerra, en pleno odio, en plena destrucción, desde el único lugar desde donde el ser humano debería poder actuar. Desde el amor es desde donde se actúa cuando prima más la integridad de tu salud y de tu vida, mi respeto por tu cuerpo, por tu visión del mundo distinta a la mía y por tu libertad de decisión actuando a la vez, recíprocamente, con amor y respeto hacia mí; cuando prima más todo esto que mis ideas políticas y un ejercicio de poder al servicio de algo tan volátil como la mente.

No caeré en la tentación de odiarte aunque hoy justifiques una violencia institucional que, realmente, nunca se tomó un respiro; porque alguna vez hemos sido vecinos, amigos, compañeros de carrera, porque alguna vez nos hemos reído juntos, porque alguna vez has llorado y te he abrazado, porque alguna vez me ha dolido lo que a ti te ha dolido y me he alegrado por lo que también tú lo has hecho. No caeré, aunque tú lo hagas, en la tentación de odiarte al servicio de quienes nos mediatizan para que nos odiemos. Ésos nunca se acordarán ni de ti ni de mí. Ni les dolerá durante siglos el agujero negro de ese odio por el que hicimos y nos hicimos daño, ni les engrandecerá el amor y el respeto ejemplar que pudimos tenernos como seres humanos hechos de carne, hueso y alma conviviendo, aunque a una pregunta sobre cómo convivir tú le dijeras no y yo le dijera sí. Ésos no te tendrán en cuenta en su olimpo. Tu quizás seguirás enjaulado en esta jaula que tanto esfuerzo pone en parecer otra cosa, seguirás quizás trabajando en precario y en exceso, quizás sin tiempo para criar a tus hijos ni para cuidar a tus mayores, quizás sin valor de escuchar a tu alma y aportar tu rayo de luz al mundo, quizás creyéndote que el problema de este país (del que tú quieras) es otro.

Una vez más, y éste será mi mantra, sólo el amor puede abrir y ser camino.

Foto: Juan León

© Iratxe Mugire

Momentazos con Gris Perla

Momentazos con GRIS PERLA.

Gracias, una vez más, Pedro de la Osa, Jacin Calvo, Gorka García y Josu Villanueva, por contagiarme de vosotros; sonrío muy fuerte en el escenario y hoy todavía en mi resaca de rock.

Errontegiko jaiak, 2017/9/15.

Foto: Ander Canales

© Iratxe Mugire

Estoy gritando desde mi placenta

Lo siento, Tierra, Madre, Mundo, Universo. Tenemos la conciencia, la luz, la capacidad de amar en nuestra mano, y decidimos estar locos.

Busco fotos de un viaje a Barcelona, en abril de 2004, de carrete, de cámara de usar y tirar. Al paso me encuentra a mí ésta, una que apenas recordaba, que desde un túnel en el tiempo guardaba mensajes para hoy en una pared, no sé si del Borne, no sé si de Gràcia. “Creatividad. Conciencia. Educación. Cultura. Virtud. Comunicación. Expresión.Sabiduría. Respeto. Vida. No sólo gris”. 

Estoy gritando desde mi placenta. ¿Me escuchará alguien desde la suya? (Fetuak)

Sólo el amor, sólo el amor puede abrir camino.

Foto: Iratxe Mugire

© Iratxe Mugire

«Nire tokia taula gainean dagoela sentitzen dut» · El Correo 2017/8/5

El Correo, Territorios gehigarria, 2017/8/5.

Pdf eran irakurri.


Testua: Iraitz Urkulo

Argazkia: Fernando Gómez


«Nire tokia taula gainean dagoela sentitzen dut»

Iratxe Mugire. Abeslaria. ‘La piel transparente’ diskoa kaleratu du, gitarraren soinuaz lagundutako hamaika abestik osatua

 

Iratxe Mugire barakaldarrak (1984) ‘Innis Fodhla’ izeneko lehen diskoa kaleratu zuen 2002an. Harrezkero, musikaren munduari lotuta jarraitu du. Une honetan, ‘La piel transparente’ lan berria aurkezten ari da. Autoekoizpenaren bidetik jo, eta hiru urte behar izan ditu diskoari forma emateko. Egileak berak euskaraz, gaztelaniaz eta galegoz konposatutako eta abestutako hamaika kanta. Nabarmentzekoak dira eskaintzaren soiltasuna eta ekoizpen zaindua, izan ere, Mugirek bi gitarren laguntza baino ez du behar bere ahots goxo garbia janzteko. Eta, halere, biluzik ageri da bere letretan, sakon eta zintzo. Merezi du haren kontzertu intimoetako batera joatea… ezetz hunkitu gabe irten!

–Zergatik erabaki duzu orain, lehen lana kaleratu zenuenetik hainbeste denbora pasatu eta gero, disko berri bat ateratzea?

–Disko honen atzetik ibili naiz urte hauetan guztietan, eta momentu egokia eta baldintza egokiak batu direnean jaio da. Nigatik izan balitz, lehenago jaioko zen, baina urte hauetako esperientziek eta ikasitako guztiak heldutasuna eman diote lanari, eta eskertzen dut.

–Autoedizioaren bidetik jo duzu. Horrek askatasun osoa emango zizun, baina baita lan handia ere.

–Hori da ordaindu beharreko prezioa. Saria, momentu oro nork bere obraren eta bere erabakien kontrola izatea da. Merezi du. Baina oso erabaki kontzientea izan behar du, askotan latza delako; egunak hogeita lau ordu ditu, eta disko bat ekoizteko garaian denbora bi zatitan banatzen da: soldata bat bermatzen dizun lanbideari eskainitakoa eta inbertsio bat behar duen proiektu batean lan egitekoa. Horregatik luzatzen dira hainbeste honelako ekoizpenak.

–Diskoa presarik gabe eta mimoz egindako lanaren emaitza da, ezta?

–Hiru urteko proiektua izan da, nahiz eta abestiak aldez aurretik idatzitakoak ziren, bakoitza garai batean. Horietatik batzuk aukeratu nituen diskoa osatzeko. Astiro egin dugu aurrera, baina tinko, lanari eutsiz eta gelditu gabe.

 

Norbaiti laguntzea

 

–Zergatik abesten duzu? Zertarako? Norentzat?

–Arimatik irteten zaidalako abesten eta idazten dut, neure buruari esan behar diodalako abestietan esaten dudana, neure buruaren kontzientzia hartzeko, mundua metabolizatzeko. Naizenarekin kontaktatzeko. Baina gutako bakoitzak bihotza zabaldu eta kontzientzia agerian uzten dituenean, horrek eragina du besteengan. Norbaiti laguntzen diola pentsatu nahi dut. Inor nire musikarekin hunkitzen denean ohartzen naiz badudala funtzio bat, eta hori oso handia da.

–Nola definituko zenuke zure musika estiloa?

–Ez daukat definiziorik eta ez dut bilatzen, estilo bat bilatzen ez dudan bezala. Disko honetan kutsu ezberdin asko daude: country, rumba, folk, tex-mex… Baina, ‘Hemeretzi primadera rock’ abestia izan ezik, rock estilokoa dena argi eta garbi, abestiak ez dira ez bata ez bestea, euren esentzia mantentzen dute estilo bat baino gehiago nahastu arren.

–Soiltasunaren eta doinu goxoen alde egiten duzu.

–Gauzak kontatzeko modu bat da, eta oraingoan horrela egin dugu, instrumentu gutxirekin baina ekoizpen oso zainduarekin, soinu garbia eta hurbiltasuna bilatuz. Doinu goxoz jantzirik, sakontasun handiko letrak daude, eta horiek ez dira beti hain goxoak…

–Zeri buruz dihardute zure letrek?

–Bizitzaz, zertaz bestela; neure buruaz, neure esperientziaz eta eboluzioaz, neure ikasketez, munduarekin dudan harremanaz. Eta, aldi berean, hori guztia unibertsala da, beraz, nitaz dihardute, baina baita ni ez naizen horiez ere.

–Euskaraz, gaztelaniaz eta galegoz abesten duzu. Transmititzeko gaitasun berbera duzu hizkuntza guztietan?

–Euskara eta gaztelania nire eguneroko hizkuntzak dira, eta galegoa ere hainbat urtez nire eguneroko bizitzaren parte izan zen. Abesti hauen hitzak nire bihotzetik irten dira, eta hizkuntza momentu haietako bakoitza ekartzeko bidea, garraiobidea izan da. Ni hunkitzen nauena eta kontatzen dudana autentikoa da, horregatik lortzen dut entzuleengana iristea, ez letren hizkuntzagatik.

–Abestiak inspirazioaren emaitza dira? Ala konposatzeko metodo edo ohitura zehatzak dituzu?

–Biak beharrezkoak dira, inspirazioa eta lana. Arimak hitz egiten du, zerbait kontatzeko gogoa du eta indar handiz bultzaka hasten da; abestia jaiotzen denean, nolabait, indar horri konektatuta nago. Baina horren atzetik lan handia dago, momentu horren aurretik eta geroago. Abesti guztiak ez ditut argitaratzen, abesti gehiago dago etxean kalean baino. Eta abesti bat grabatuko dudala erabakitzen dudanean, asko zaintzen ditut konponketak, prozesua, grabaketa…

 

Istorioak

 

–Zein egoeratan eta zer aldarterekin entzuteko disko aproposa dela esango zenuke?

–Auskalo! Bitxia eta ederra da jendeak kontatzen dizunean non, noiz eta nola entzuten duen. Nik esango nuke abestien istorioak liburu bat irakurtzen den bezala entzun behar direla, horiek ere istorioak direlako, eta disko hau soinu-kalitate onarekin entzun behar dela, detaile guztiez jabetzeko. Ekipo edo kasko on batzuekin entzunez gero, bestela hauteman ezin diren sakontasuna eta soinuak agertzen dira.

–Zer sentitzen duzu taula gainean? Zein da unerik bereziena?

–Taula gainean sentitzen dut hori dela nire tokia, nire bizitzako tokietako bat, behintzat. Jendearekiko magia hori, konexio hori sentitzen dudanean, neure bihotza irekitzeak besteengan eragina baduela ohartzen naiz, jendea hunkituta eta eskertuta ateratzen delako kontzertutik. Hori da oparirik handiena. Oso berezia da taldekideekin ezartzen den konexioa ere, askotan sinkronizatuta gaudela baitirudi, batak bestearen hurrengo mugimendua asmatzen duelako.

–Hurrengo pausoa zure musika Euskal Herritik kanpo ezagutaraztea izango da?

–Bai, badut horretarako gogoa, baina ideia ona iruditzen zait etxetik hastea.

–Zein da disko honekin lortu nahiko zenukeen helburua? Baduzu amets jakinik?

–Disko honekin tokia egin diot neure buruari musikan, eta musikari neure lehentasunetan. Neure buruari esaten diot baietz, hau dela nire bidea. Nire ametsa bide honetan aurrera jarraitzea da, lanean, diskoak argitaratzen, kalitatea mantentzen eta jendea hunkitzen.

Bidai on, aitite

Bidai on, aitite, Mugire. Zauden tokian (badakit, unibertso honetan ez dago mugarik, ez leku ez denborarik), bakea aurki dezazula. Hemen (eta ez, ez dago ez leku ez denbora mugarik), bizitzen jarraituko dugu zure omenez. Eskerrik asko, nire zuhaitzaren adar. Eskua ematen jarraituko dizut, bihotza ukitzen.


Buen viaje, aitite, Mugire. Allá donde estés (lo sé, en este universo no hay límites, ni espacio ni tiempo), que encuentres la paz. Aquí (y no, no hay límites de espacio ni de tiempo) seguiremos viviendo en tu honor. Gracias, rama de mi árbol. Seguiré dándote la mano y tocándote el corazón.


Argazkia/Foto: Juan León

© Iratxe Mugire

Medianoche de Gris Perla, Sestao SOS Rock

Esta emoción, ésta que sólo se vive sobre las tablas, justo ésta… Gracias a Pedro de la Osa, Jacin Calvo, Gorka García y Josu Villanueva, por hacerme este regalo: compartir escenario con ellos, Gris Perla, dejarme cantar su Medianoche, en Sestao SOS Rock. 17 de junio de 2017. Un día enorme.

Foto: Aitor Antón